LAGUNA ALSINA - CRONOLOGÍA HISTORICA

Estos datos históricos fueron aportados por el encargado del Museo Histórico de Guaminí Eduardo Hiriart 
ANTECEDENTES HISTÓRICOS.
EL FERROCARRIL


El Ferrocarril, que sólo llegaba hasta Bolívar, se extiende hasta Guaminí en enero de 1899 y es cuando los hermanos José y Enrique Bonifacio donaron el terreno para la construcción de la Estación (de ahí su nombre). El primer Jefe de estación Bonifacio fue Marcos Viso, quien a su vez tenía a cargo la Estafeta de Correo.
El 5 de enero de 1905, el Sr. Diego Mc Clymont Reid se dirige al Sr. Ministro de Obras Públicas, comunicándole que ha resuelto colonizar 3333 ha. de campo de su propiedad en el Partido de Guaminí, inmediato a Laguna Alsina, y con la Estación Bonifacio del Ferrocarril Sud.
El 10 de febrero de 1906 la sección Geodesia y Catastro informa que aprueban el trazado de la Colonia Laguna Alsina. El Sr. Diego Mc Clymont Reid ofrece escriturar a favor del fisco la manzana L y M para plazas y edificios públicos y la quinta Nº 30 compuesta de 10 ha., 12 a. para potreros destinados a la caballada de la policía. De acuerdo con el Agrimensor Benoit han sido también reservados los solares 1 y 2 de la manzana MM y A respectivamente con una superficie de 2500 m² c/u con el objeto de dedicarlos a Escuelas, fijándose para el cementerio la mitad Sud de la quinta 41 con una sup. de 2 ha., 42 a. Firma la resolución D. Justo V. Escobar.
El 12 de febrero de 1906 es elevado dicho expediente al Sr. Ministro de Obras Públicas.
El 28 de febrero de 1906 el Ministerio de Obras Públicas resuelve apro bar el Proyecto de Colonia de referencia practicado por el Agrimensor Ramón Benoit, debiendo Diego Mc Clymont Reid escriturar a favor del gobierno libres de todo gravamen los terrenos anteriormente referidos.

EL REMATE

El 21 de marzo de 1907 se realizó en el Hotel "La Unión" de Guaminí el primer remate de terrenos de lo que sería el futuro pueblo y su rematador fue Manuel Castelar, el remate de solares, quintas y chacras se anunciaba sin base y al mejor postor y a plazos. Al mismo tiempo se remataban 2338 ha. de campo situado en las inmediaciones del futuro pueblo, quedando reservados los lotes donados para plaza, edificios públicos, escuelas, cementerio y potrero para la policía.

CAPILLA SANTA MARGARITA

Consta en escritura Nº58 del 14 de mayo de 1924, en la ciudad de La Plata, que Monseñor Francisco Alberti, en su carácter de Obispo de la Diócesis de La Plata, confirió poder especial al Padre Andrés Toledo para que aceptara la escritura de donación de una fracción de terreno propiedad de la Sra. Margarita Etchart de Echeverry y de la construcción de una Iglesia sobre esta fracción. La Iglesia fue bendecida el 19 de abril de 1925.

TRES ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

La Sra. Margarita E. de Etcheverry, acaba de adquirir por compra a los Sres. Carro y Fernández, un solar ubicado en la manzana W. frente al Colegio, de 25 x 20 mtrs. destinado a la Iglesia, cuya construcción va a empezar inmediatamente habiendo dado principio ya el acarreo de los primeros materiales, en breve plazo se sumará al progreso de nuestra población la obra piadosa de esta noble dama,r eportando las ventajas y beneficios consiguientes.

N. Rumbos Nº101-Septiembre 27 de 1923

LA IGLESIA
El constructor señor Diego Naranjo, provisto de gran cantidad de herramientas y demás artefactos necesarios para llevar a cabo el plano que se le ha entregado para la ejecución de dicha obra, dio principio a abrir los cimientos sobre los que descansará el templo.
N. Rumbos Nº103-Octubre 11 de 1923.

LA IGLESIA
Este edificio ya techado da la impresión del buen gusto y acierto que el Ingeniero Sr. Guillermo Grant ha puesto en el plano, sobre el cual se lleva adelante la obra bajo su dirección e inspección, demostrándose muy complacido de la ejecución del constructor y del material empleado.
Pronto la realidad colmará el ideal de nuestra hidalga Dama, Sra. Doña Margarita E. de Etcheverry, que, no omite sacrificio para dotar a nuestro pueblo de un templo, sobre el cual hacen los comentarios más halagüeños de todos los vecinos.
N. Rumbos Nº110-Noviembre 29 de 1923.

SALON DE LAGRIMAS Y SONRISAS

El pasado 21 de febrero mi esposa Julieta y yo, tuvimos oportunidad de hacer una serie de visitas en Laguna Alsina, con una mezcla de curiosidad e interés profesional. Como encargados del Museo Histórico Regional Guaminí, somos conscientes de que tanto esta localidad, que el 28 de febrero cumple 88 años de vida (es la segunda en antigüedad, luego de Guaminí) está perdiendo día a día su esencia de Pueblo, su identidad, como le pasó a Guaminí, y en menor grado aún le pasa.
Esto es producto en parte de un acelerado proceso de olvido del aspecto cultural de nuestras localidades que, aunque tiene larga data, se ha vuelto crítico en estos últimos 10 años. Guaminí ha amortiguado en parte esta caída libre con la creación de un Museo, Laguna Alsina aún no ha tenido esa suerte, aunque bien la merece y le hace falta.
Las comunidades necesitan conocer su evolución, su génesis, las personas que la impulsaron, los sacrificios. De la memoria colectiva de una comunidad salen los ejemplos y las soluciones que forjan su futuro.
Nosotros queremos saludar un ejemplo, una pequeña gota de luz que no debe apagarse. El "Salón de Lágrimas y Sonrisas", nombre que hará que algunos, ya de cierta edad, sepan de qué hablamos, y para los que no, les comentamos que nos referimos a la sede del Partido Socialista de Laguna Alsina.
Si sólo se tratara de la sede de un partido político, no estaríamos escribiendo esta nota. Se trata de un importante eslabón de la historia de Bonifacio, ni más ni menos.
El Centro Socialista de Laguna Alsina se fundó el 28 de marzo de 1920 y en 1924 se había concluido su sede, un edificio de sobria fachada, que hasta hace no mucho tiempo conservaba sus paredes desnudas de reboque.
Hubo una época, por la década del '20, que esta fuerza política tuvo tres representantes en el Concejo Municipal. Años en que el sueño hoy casi utópico de una Nación de obreros que trabajaran con un libro en el bolsillo, parecía concretable.
De esos años viene lo de "Lágrimas y Sonrisas". Según nos comentaron el señor Torres y la señora Criado, ese salón era utilizado, además de para reuniones políticas, para reuniones sociales. Se ganó el mote de "Sonrisas" porque sus paredes fueron testigos de decenas de fiestas de casamientos, de quinceañeras, de amigos, etc.; y el de "Lágrimas" porque al no haber otro salón disponible, allí se realizaban también los velatorios.
Y esto podría ser todo, podría ser suficiente para hacer esta nota, pero hay más.
Entre estas paredes existe, unos lo sabrán otros no, una biblioteca popular. Pequeña, incompleta, algo anacrónica. Pero tangible. Casi 1000 volúmenes llenos de hojas escritas. Nosotros los vimos. Pocos los tocan, muchos deberían hacerlo. Una biblioteca, el símbolo de un movimiento que más que político fue y es romántico: darle la posibilidad a los hombres de ser libres a través del conocimiento. Y Bonifacio no tiene biblioteca pública y popular. La de los socialistas se llama Bernardino Rivadavia, y está deseando serlo.
Cuando se fundó la de Guaminí abrió sus puertas con 600 libros. Hoy tiene más de 10000 y ningún guaminense podría imaginar a su pueblo sin la "Mariano Moreno", motivo de legítimo orgullo.
El Partido Socialista conoció tiempos difíciles, cualquiera lo sabe. Para el Peronismo de antes de la Revolución Libertadora era una amenaza y como tal fue perseguido. De esta época data la desaparición de la mayor parte de la documentación política del socialismo de Bonifacio. Si la biblioteca perduró fue porque muchos militantes se arriesgaron llevándose los libros a sus casas.
Laguna Alsina tiene en ese edificio un recuerdo que no debe olvidar porque es parte de su raíz, y un embrión que le conviene alimentar, porque será su fruto. Informe de La Mañana, Bolívar...
(imagen de Internet)


Publicar un comentario