PARA LOS ANALES DE LA HISTORIA


“Es indiferente que uno sea o no comprendido por los representantes oficiales del momento. Entre las masas que se ocultan anónimamente detrás de ellos, hay suficientes personas que desean comprender y que, como se ha visto a menudo, oportunamente avanzan. A fin de cuentas, uno trabaja principalmente para los anales de la Historia. Sigmund Freud.”

Esta aseveración clínica de Freud vale como disparador para reflexionar que precisamente bajo los gobiernos más despóticos, allí donde toda innovación es reprimida porque únicamente se permite la propuesta del régimen y de sus obsecuentes, han germinado, igual que pequeños oasis en el rigor del desierto, manifestaciones culturales que al cabo del tiempo han salido a la luz pública plenas de vigor y fortaleza. Y desde la circunstancia de haberse originado en medio de un sistema represivo, han demostrado la potencia y el vigor de quienes han desarrollado un sistema de raíces muy profundas y por ello muy vitales.
Vale tenerlo en cuenta también en las pequeñas sociedades de provincia, en esos lugares donde al decir de las gentes “nunca pasa nada”, porque desde allí han manifestado, de tanto en tanto, valores de la cultura, que en la medida en que el empeño y el tesón puesto de manifiesto por esos hacedores, han descollado y trascendido.
Dos cosas son necesarias: tener la mirada atenta a esas apariciones y en su momento, brindarles generosamente el apoyo que necesitan para desarrollarse y trascender los límites del terruño. A su hora, la Historia, los registrará en sus páginas.
Santa Fe, Enero de 2011. 
                                            
Pedro Nieva
Escritor nacido en Casbas, colabora con el blog "Centenario de los Pueblos", actualmente radicado en Santa Fe
Publicar un comentario